Three Things Dispensational Apologists Should Stop Saying

Introduction
There are varieties of Dispensationalism, e.g., classic (Darby, Scofield), modified (Chafer, Ryrie), and progressive (Bock, Blaising). To be sure there are varieties of covenant theology, e.g., classic e.g., that taught in the classical period that taught the covenant of redemption (pactum salutis), the covenant of works (foedus operum), and the covenant of grace (foedus gratiae) and revised (which omits the covenant of works and/or the covenant of redemption). Nevertheless, despite the significant differences between revised and classic covenant theology, they are united in their conviction that the history of redemption is united by a single, typological, covenant of grace progressively revealed in the Old Testament, beginning in Genesis 3:15 and ratified by Christ’s obedience and death.

For a century, beginning in the 1870s, American evangelicalism was heavily influenced by Dispensationalism. Advanced through Dispensationalist prophecy conferences, Bible Colleges, seminaries and perhaps most of all, through the Scofield Bible (1909), it became the dominant paradigm for the interpretation of redemptive history among those influenced by revivalism and fundamentalism, which is to say most evangelicals in the period. Dispensationalism appeared to be at the peak of its influence in the 1970s with the publication of Hal Lindsey’s, The Late, Great Planet Earth (1970),  John Walvoord’s Armageddon, Oil, and the Middle East Crisis (1976; rev. 1990), and the Ryrie Study Bible (1976) seemed to signal that the influence of Dispensationalism, especially the modified Dispensationalism was only continuing to grow.

In retrospect, however, it appears that 1970s were not a staging ground for further growth but the zenith of Dispensationalism. Its influence began to wane through the 1980s. In 1990 Bock and Blaising  published Progressive Dispensationalism, which signaled a movement away from the Dispensationalism of not only of Scofield but also of Chafer, Ryrie, and Walvoord. There are bastions of modified Dispensationalism, however, that are continue to hold the fort but they seem to feel beleaguered not  without and within.

I. Covenant Theology Began in the 1640s?
Perhaps in reaction, some defenders of modified Dispensationalism are prone to make certain exaggerated historical and theological claims as part of their defense. One of them is that covenant theology arose in the 1640s (or 1670s).

C. Fred Lincoln made this claim in a series of articles published in Bibliotheca Sacra beginning in 1943. His work has been further reduced to the bald claim, as one pastor puts it on his website: “Covenant theology is a system developed by two men, Johannes Cocceius (1603–1669) and Hermann Witsius (1636-1708).” I have heard this claim repeatedly.

However comforting such a narrative might be to Dispensationalists it is demonstrably false. Covenant theology did mature in the 17th century but the very system of a prelapsarian (pre-fall) covenant of works and a postlapsarian covenant of grace, which allegedly arose in the 1640s, existed explicitly as early as 1561 and implicitly much earlier than that. In the transitional period from 1561 until 1600 one sees multiple writers doing explicitly what some Dispensational apologists claim did not exist until the 1640s.

Further, there is good evidence to think that the roots of the explicit covenant theology of the early 1560s were in in the magisterial Reformers as they worked out an account of redemptive history from the 1520s. forward By the early 17th century the Reformed themselves believed that the roots of their covenant theology were in Oecolampadius (1520s). Certainly Zwingli and Bullinger were working out a covenant theology in response to the Anabaptists. The latter published a treatise on the covenant of grace in 1534. Ursinus taught the covenant of works or a covenant of nature in 1561. Caspar Olevianus published a series of treatises on covenant theology in the 1560s, 70s, and 80s culminating in his work, On The Substance of the Covenant of Grace Between God and the Elect (1585). Arguably, Olevianus taught a legal, prelapsarian covenant between God and Adam which was substantially identical to that found in Ursinus and later in Rollock and Perkins. He also taught something very much like the pre-temporal covenant of redemption. See Caspar Olevian and the Substance of the Covenant for a survey of his theology.

Long before the Reformed developments in the late 16th century there had been covenant theologies current in the medieval and patristic periods. Much of what the Reformed argued in their account of the substantial unity of salvation was influenced by those earlier responses, e.g., to the Albigensians in the 13th century and to the Gnostics and Marcionites in the 2nd century. Among the second-century writers Barnabas, Irenaeus, and Justin were clearly proponents of a covenantal explanation of redemptive history, which the Reformed would repeat in the 16th century against the Anabaptists. In short, the evidence that a developed covenant theology pre-existed the mid-17th century is overwhelming and claims that Reformed covenant theology arose as a system in mid-17th century are not tenable.

Part 2: Is Reformed covenant theology a “replacement theology”?

Resources:

R. Scott Clark, “Christ and Covenant: Federal Theology in Orthodoxy,” in Herman Selderhuis, ed., Companion to Reformed Orthodoxy (Leiden: Brill, 2013).

R. Scott Clark, A Brief History of Covenant Theology.

Here’s the syllabus for my course on the history of covenant theology (with a bibliography).

II. Covenant Theology Is Replacement Theology
Our English word canard is actually a French word for duck (the noun, not the verb). Used figuratively in both French and English it signals “an unfounded rumor or story” (Oxford American Dictionary). In this brief three-part series I am addressing three canards, i.e., three unfounded claims that Dispensational apologists make about Reformed theology. This series should interest those more irenic Dispensationalists who seek to build bridges between the Reformed and Dispensationalists. It should also interest those who, though they have been raised in Dispensational congregations, are investigating Reformed theology or who are in transition between Dispensationalism and Reformed theology, piety, and practice. In part 1 we looked at the claim by some Dispensationalists that covenant theology arose in the mid-17th century.

The second thing that Dispensational apologists should stop saying that Reformed theology is a “replacement” or “supersessionist” theology. According to this criticism Reformed theology is supposed to teach that whereas the Jews were God’s visible people under the Old Testament, under the New Testament, they have been replaced or superseded (hence supersessionism) by the New Testament Church. This is a gross mischaracterization of Reformed theology and it begs the question, i.e., it assumes what it must prove.

The charge is loaded with a premise that we do not accept: that “Israel” and “the church” are two distinct or parallel things. As we understand redemptive history the church has always been. There was a church, of sorts, even before the fall. The garden was a temple, a holy place, which Adam as prophet, priest, and king was to rule, guard, and administer. He failed. There was a church after the fall, beginning with Adam, then Noah, Abraham, Moses, David, etc.

This is not some theory that the Reformed impose upon Scripture. The doctrine that the church has always been is a biblical idea. According to Deuteronomy 4:10, when Israel was gathered at the foot of Sinai (Horeb) they were gathered, before the face of Yahweh (‏לִפְנֵ֨י יְהוָ֣ה) as the covenant assembly (‏קהל). The Greek translation of the Hebrew Scriptures, which was highly influential upon the vocabulary of the Greek NT uses the expression “on the day of the assembly” (τῇ ἡμέρᾳ τῆς ἐκκλησίας). The noun that the LXX uses there and in Deuteronomy 9:10, 18:16. In Deuteronomy 23:3 (LXX) the same noun is used for the “assembly (‏ (קהלof the Lord” (ἐκκλησίαν κυρίου). Deuteronomy 31:30 speaks of the “assembly of Israel” (ἐκκλησίας Ισραηλ). This is the noun which, in the New Testament, is translated “church.” When our Lord says, in Matthew 16:18, “I will build my church” he uses this noun (ἐκκλησίαν). In v. 17, when he says “tell it to the church” (ἐκκλησίᾳ), he is saying, “tell it to the covenant assembly.” It is the very same idea, the very same sort of assembly in view in Deuteronomy 4, 9, 18 (as surveyed above) that is being invoked in Matthew 16. Here is a longer, more detailed explanation of the biblical doctrine of the church as the Christ-confessing covenant community. The Biblical understanding would be clearer if we used the same terms in both cases. We could speak of the church gathered at Sinai etc or Jesus building his covenant assembly.

In the Reformed understanding, the church gradually became predominantly and distinctively Jewish with the institution of the sacrament of circumcision, as Paul says in Rom 4:–12. Abraham believed before he was circumcised, i.e., while he was a Gentile and he believed after he was circumcised, when he became a Jew. So it is with the history of redemption. God had his people under Noah and Abraham but, in the providence of God, the focus of redemption gradually narrowed, like a funnel, through redemptive history as it became focused for about a millennium, temporarily, on national Israel. From Israel would come the Savior of the world. So, for a time the church was predominantly Jewish. In no way do we diminish the importance of this administration of the church or the outward administration of the covenant of grace under national Israel. We agree with Paul who wrote, “They are Israelites, and to them belong the adoption, the glory, the covenants, the giving of the law, the worship, and the promises. To them belong the patriarchs, and from their race, according to the flesh, is the Christ who is God over all, blessed forever. Amen” (Rom 9:4–5; ESV). In Ephesians 2:12 Paul says that to national Israel was given “the covenant of promise” (διαθηκῶν τῆς ἐπαγγελίας). They had the highest privilege.

The very notion of a “replacement” or “succession” assumes that God is no longer saving Jews. This is contrary to Paul’s teaching in Romans 11:

I ask, then, has God rejected his people? By no means! For I myself am an Israelite, a descendant of Abraham, a member of the tribe of Benjamin. God has not rejected his people whom he foreknew. Do you not know what the Scripture says of Elijah, how he appeals to God against Israel? “Lord, they have killed your prophets, they have demolished your altars, and I alone am left, and they seek my life.” But what is God’s reply to him? “I have kept for myself seven thousand men who have not bowed the knee to Baal.” So too at the present time there is a remnant, chosen by grace (Rom 11:1–5; ESV).

Paul appealed to himself as a proof that God was still honoring his promise and still saving his people, his elect, from among the descendants of Abraham. Further, it is held by many faithful Reformed theologians, on the basis of Romans 11, that there will a future, great conversion of Jews to new life and true faith in Jesus as the Messiah. That would be a glorious thing indeed.

We must also remember, however, that Paul also says that, in Christ, the dividing wall erected by the 613 commandments (of the Mosaic law) has been broken down. It’s worth quoting at length:

Therefore remember that at one time you Gentiles in the flesh, called “the uncircumcision” by what is called the circumcision, which is made in the flesh by hands—remember that you were at that time separated from Christ, alienated from the commonwealth of Israel and strangers to the covenants of promise, having no hope and without God in the world. But now in Christ Jesus you who once were far off have been brought near by the blood of Christ. For he himself is our peace, who has made us both one and has broken down in his flesh the dividing wall of hostility by abolishing the law of commandments expressed in ordinances, that he might create in himself one new man in place of the two, so making peace, and might reconcile us both to God in one body through the cross, thereby killing the hostility. And he came and preached peace to you who were far off and peace to those who were near. For through him we both have access in one Spirit to the Father. So then you are no longer strangers and aliens, but you are fellow citizens with the saints and members of the household of God, built on the foundation of the apostles and prophets, Christ Jesus himself being the cornerstone, in whom the whole structure, being joined together, grows into a holy temple in the Lord. 22 In him you also are being built together into a dwelling place for God by the Spirit (Eph 2:11–22; ESV).

According to Paul, though there was a temporary dividing wall, under Moses and David (for about 1,000 years). That dividing wall has been demolished by the death of Christ. Now, for those who are in Christ there is only “one man,” as it were. Peace has been made. Reconciliation has been accomplished. Even under the Mosaic and Davidic administrations of the covenant of grace (the church) there were some Gentiles grafted in to the body as a foreshadow of the future ingathering of the Gentiles. Remember Naaman the Syrian (2 Kings 5)? He was a Gentile but he was received by the prophet as a member of the covenant community. Rahab is another case (Matt 1:5; Heb 11:31).  In the NT we see that the Old, Mosaic covenant (2 Cor 3:14) was fulfilled and cancelled (Col 2:14) by the death of Christ. In the New Testament the nations, Gentiles, would be called to faith in Jesus the Messiah just as the Jews had been (Isa 52:10, 15; 60:3). Indeed, the actual inclusion of Gentiles into covenant communities (into the church) created a crisis that had to be resolved by a formal assembly (Acts 15). Paul had to address the problem repeatedly (e.g., in Galatians, Ephesians, Colossians, Philippians to name but a few).

Now, in Christ, there is no longer any distinction between Jew or Gentile (See Rom 10:12; Gal 3:28; Col 3:11). The wall, erected in the temporary national covenant with Israel, has been destroyed never to be rebuilt. God is saving all his elect, Jew and Gentile alike (See Rom 11) and shall continue to do so until Christ returns. Reformed theologians and the Reformed churches have always believed this. The very category “replacement” is alien to Reformed theology. Like all Christians we pray for the conversion of Jews and Gentiles by the sovereign, gracious work of the Holy Spirit. With Paul, we pray for the conversion of Israel to saving faith in the ascended and glorified Messiah Jesus of Nazareth.

We reject the idea that there are two peoples, an earthly and a spiritual people. God’s spiritual promises were temporarily administered through an earthly national people but, as Paul says in Galatians 3:17, the Mosaic covenant was 430 years after Abraham and the Mosaic covenant did not change the Abrahamic. Agreeing with Paul in Galatians is hardly “replacement theology” or of “supersessionism.”

If Dispensationalists are genuinely interested understanding Reformed theology and it representing it accurately to others, they must stop saying that Reformed theology teaches “replacement theology.”

Here are some resources on the so-called “replacement theology.”

III. Reformed Covenant Theology Allegorizes?

“For the letter kills, but the Spirit gives life” (2 Cor 3:6b)

It was widely held in the early church that 2 Corinthians 3:6 intended to distinguish between the literal sense of the text of Scripture and its figurative sense. The literal sense is that sense the text had in its original context, to its original readers (or hearers). The figurative sense referred to metaphorical or symbolic truth contained in the text, which might take a variety of shapes. There was never any doubt, even by that most prolific scholar of the figurative senses Origen (c. 184–c.254), that the literal sense is always present and most basic. What varied, however, was the degree to which a writer was interested in one category or the other. Thus, whereas Origen was much more interested in the figurative (theological and moral) senses, John Chyrsostom (347–407) was much more interested in the literal sense.

Over time, the figurative sense developed. Initially it was said to contain the doctrinal (allegorical) and the moral (tropological). Eventually, by the 7th century writers were speaking of a third sub-category of figurative meaning, the eschatological (analogical). Together, these 4 senses came to be known as the quadriga. The development of the three sub-categories of the figurative sense was not arbitrary. It was driven by two impulses. First, there was a correlation with 1 Corinthians 13:13, “So now faith, hope, and love abide, these three; but the greatest of these is love.” Faith refers to the doctrinal sense (allegory) or what is to be believed (credenda), hope refers to what the text teaches about heaven (eschatology) or what is to hoped (speranda), and love to what is to be done (agenda). Each of these correlated to a cardinal, basic, pivotal (cardo = hinge) Christian virtue: faith (fides), hope (spes), and charity (or love; caritas). The medievals developed a song to help students remember how to keep the senses distinct:

Litera gesta docet, (The letter teaches of deeds)
quid credas allegoria; (allegory of what is believed)
moralis quid agas; (morality of what is done)
quo tenda anagogia. (anagoge of things to come)

Sometimes one is given the impression that users of the quadriga sought to find every sense in every text. This is not likely. In his commentary on Job (Moralia in Job), Gregory the Great (c. 540–604) wrote,

Let it be known that we survey some passages with a literal interpretation. Other passages we examine by means of allegory in a figurative interpretation. Still others we study through the exclusive use of moral comparisons. Finally, some passages we investigate with greater care through the combined use of all three ways. Thus, we first lay a foundation of literal meaning. Then, through the figurative sense, we raise the structure of the mind into a citadel of faith. Finally, through the moral interpretation, we clothe our building with an additional shading.

The second driver of the expansion of the figurative sense was the influence of the spirit/matter dualism of middle and neo-Platonism. In this scheme the material is less real and less significant than the spiritual. To the degree this bias influenced Christians, it is not surprising that they (e.g., Origen) came to see the literal sense of the text as superficial and the spiritual (or figurative) senses of the text as more significant. Thus, for Origen, the literal narrative about the ark in Genesis 6–9 was undoubtedly true (contra critics like Celsus) but the literal sense was obvious. What was less obvious, what required more skill, more insight was the figurative (spiritual) senses of the narrative, particularly the theological (or allegorical) sense of the narrative. Origen was most interested in the theological sense of the ark because it suited his apologetic program. For Origen, Celsus and the critics missed the point of the ark by focusing on its size and the number of animals on board. We see analogous use of Scripture by apologists today in the way some make us of “every thought captive” (2 Cor 10:5). In context Paul does not mean to teach immediately what that text is often used to say. If there is a connection, it is via the theological implication of the text.

By the fourth century, under Origen’s considerable influence—Origen was not condemned until 553—it became fairly commonplace for interpreters to assign multiple senses to an important term such as Jerusalem.

Literal = the actual city
Allegorical = Christ’s church
Tropological = Human souls
Anagogical = The heavenly city

In this approach, Jesus did not get into a boat to teach (Luke 5:3) for practical reasons but in order to send a symbolic message about the centrality of the visible institutional church. The boat was said to represent the visible church. Again, we recoil against such a reading (or we should) because it is arbitrary, because it ignores the context and the grammar but one can see how, under the influence of Platonic dualism and the ordinary pastoral need to try to impress God’s people with the significance of the narrative, or to apply the text, or even to maintain the congregation’s interest in a sermon—it is not as if evangelical pastors do not allegorize in precisely this way every Sunday across the globe for precisely these reasons—such an approach would have been attractive. Again, this approach, however misguided it might seem to us, it is not as if Paul did not invoke allegory (in some sense) in Galatians 4 in his explanation of the flow of redemptive history. Add a little Platonic dualism to one’s hermeneutic and voilà and the text becomes, in the tropological sense, about the journey of the soul to God. We would be less than honest if we did not recognize at least a little popular contemporary evangelical preaching and teaching in the very approach that many have been taught to condemn.

By the 13th century Thomas Aquinas (c. 1224–74) recognized the excess to which the quadriga had been taken and attempted to rein it in by leading a sort of back to the Bible movement wherein the spiritual senses were said to be embedded in the text itself, rather than derived outside the text and imposed upon it but he continued to read the text in ways that the Reformation would ultimately find unsatisfying and arbitrary.

In The Reformation the Protestants not only affirmed the primacy of the literal sense but they rejected the quadriga as an abuse of Scripture. This is not to say that they did not themselves find “spiritual” or figurative senses from time to time but that they were so committed to the notion that the text has one intended sense that rhetorically and in practice were highly critical of the quadrigal system. When the text was intended by the divine and human authors to be taken figuratively, they sought to do so. When the text was intended (as in the case of Luke 5:3) to be taken as a straightforward historical narrative), they did so. They certainly made theological and moral applications of the text but that was a rather different thing than finding multiple senses in the text.

I offer this narrative to help our Dispensationalist friends understand why it is so wrongheaded for them to continue to criticize Reformed covenant theology for “allegorizing.” What the Dispensationalist critic typically means by this criticism is not that the Reformed are guilty of looking for the doctrinal sense of the text, as the fathers and medievals did, but rather that the Reformed have reached a different conclusion than the Dispensationalist. In my experience with Dispensationalists there is not a great awareness of the history of hermeneutics, the quadriga, or even of what the allegorical sense really was. “Allegory” is used a synonym for figurative or even as a synonym for typology. In the classic and modified dispensational schemes, the promises made to national Israel are central to the unfolding of redemptive history. By contrast, in classic Reformed covenant theology, Christ is said to be at the center of the unfolding history of redemption. According to some Dispensationalist critics, any scheme which fails to read the divine promises to be chiefly about national Israel (e.g., in a millennial kingdom including the institution of the memorial Levitical sacrifices) is said to be guilty of “allegorizing.”

This charge is false. The reality is that Reformed interpreters are committed to the original, intended literal sense of Scripture. Historically, however, we have recognized that Scripture intends to use a variety of forms of speech and genres and we interpret Scripture in light of the human and divine authorship of Scripture. We let the clearer interpret the less clear. The prophecies of Daniel and Ezekiel are manifestly less clear insofar as symbolic language is inherently less clear than didactic and narrative discourse. We let the newer teach us how to interpret the older. Thus, when Jesus said, “O foolish ones, and slow of heart to believe all that the prophets have spoken! Was it not necessary that the Christ should suffer these things and enter into his glory?” (Luke 24:25, 26; ESV) and Luke adds, “And beginning with Moses and all the Prophets, he interpreted to them in all the Scriptures the things concerning himself” (Luke 24:27; ESV) and further that when Christ “opened their minds to understand the Scriptures” (Luke 24:45; ESV) it was to see that the central message is, as Luke writes, “that the Christ should suffer and on the third day rise from the dead, and that repentance and forgiveness of sins should be proclaimed in his name to all nations, beginning from Jerusalem” (Luke 24:46, 47; ESV). In other words, it is not “allegorizing” to see all of Scripture chiefly pointing to Christ as the fulfillment of divine promises but rather it is the intended sense of Scripture understood as Jesus and the Apostles would have it. That this is so seems abundantly clear to those who are not burdened with the a priori that God’s plan for national Israel and its restoration must be at the center of redemptive history and therefore the hermeneutical key to Scripture. As we understand the literal sense of Scripture, Jesus said, “Abraham saw my day and rejoiced” (John 8:56). Abraham literally believed in Jesus. Contra Dispensationalism, the “content” of faith has not changed throughout redemptive history. Noah, Abraham, Moses, and David all believed in Jesus. That is the literal, intended message of Hebrews 11 and Paul’s teaching in 2 Corinthians 1:20, “all the promises of God are amen in Christ Jesus.” Paul literally teaches in Ephesians 2 that Christ figuratively tore down the dividing wall that separated Jew and Gentile and that all those who believe in Christ form one, new covenant, man.

Scripture uses “types” (τύπος) and shadows (σκιὰ). Paul says that Adam was a “type” of Jesus (Rom 5:14). Paul teaches that the 613 Mosaic laws were a “shadow” of Christ (Col 2:16–17). Hebrews 10:1 says exactly the same thing in exactly the same terms. They were anticipations of the reality. They prefigured the coming of Christ. Heaven is a reality. Arguably, in John and Hebrews, it is the reality. After all, the true bread comes from heaven (John 6:32). On this see Geerhardus Vos, “True and Truth in the Johannine Writings” in Redemptive History and Biblical Interpretation).

Hebrews 8:5 says that the Levitical priests serve at a copy and shadow (ὑποδείγματι καὶ σκιᾷ) of the reality, i.e., of the heavenly temple, where Christ is now. In other words, unless we are to accuse Hebrews of Platonism, which charge is nothing but rationalism, then we must say that the earthly temple was only and ever intentionally an illustration of something else. Thus, it is not allegorizing to recognize, as the fathers and the Reformed did, that when Jesus said “destroy this temple, and in thee days I will raise it up” (John 2:19) he was speaking figuratively, he was saying that he is the temple. He was saying that he is the fulfillment of the temple. This is not Reformed allegorizing. It is the patent teaching of God’s Word: “But he was speaking about the temple of his body” (John 2:21). The true sense of Jesus’ words is a figure of speech. It is on the basis of our union with Christ that believers become corporately and individually, figuratively, the temple of God (1 Cor 3:16, 17; 6:19; 2 Cor 6:16). The dividing wall having been broken down by Christ’s death, Jewish and Gentile Christians are being made into one figurative temple (Eph 2:21). The Spirit of God and of Shekinah glory rests upon us corporately (1 Pet 4:14).

As Hebrews says, he is our high priest (Heb 2:17; 3:1; 4:15, 15; 5:5, 10, 6:20; 7:26; 8:1, 3; 9:11). That is why Jesus “once for all” (ἐφάπαξ) offered himself up as the sacrifice for sin (Heb 7:27). He entered “once for all” into the holy of holies (Heb 9:12). He appeared “once for all” to put away sin by his sacrifice (Heb 9:26). Believers have been sanctified by his “once for all” offering (Heb 10:10). There were literal sacrifices, priests, and temples but they prefigured the literal reality of Jesus’ perfect, active suffering obedience, which he accomplished for all his elect (Jew and Gentile) and which has been graciously imputed to all who believe by grace alone. His literal obedience made him figuratively the “lamb of God” (John 1:29, 36). He is the lamb who was led before its shearer (Acts 8:32). He is our Passover lamb (1 Cor 5:7; 1 Pet 1:19; Rev 5:6).

In short, as Hebrews teaches, Moses and the entire typological system, worked for (i.e., pointed to and was fulfilled by) Jesus:

Therefore, holy brothers, you who share in a heavenly calling, consider Jesus, the apostle and high priest of our confession, who was faithful to him who appointed him, just as Moses also was faithful in all God’s house. For Jesus has been counted worthy of more glory than Moses—as much more glory as the builder of a house has more honor than the house itself. (For every house is built by someone, but the builder of all things is God.) Now Moses was faithful in all God’s house as a servant, to testify to the things that were to be spoken later, but Christ is faithful over God’s house as a son. And we are his house if indeed we hold fast our confidence and our boasting in our hope (Heb 3:1–6; ESV).

Jesus is the literal Son, the literal heir, and the literal owner of God’s figurative house. Moses was a worker, a servant in that house. The whole Israelite arrangement was never anything but a type and shadow of the reality to come: Christ. That is not allegorizing. That is the way holy Scripture itself, inspired by the Holy Spirit, inerrant in every syllable, intends to be interpreted. Fidelity to Scripture requires that we distinguish properly between the literal and the figurative, that we recognize literary devices, that we recognize what is a type and what is a fulfillment. Fidelity to Scripture requires that we not only see where Scripture explicitly finds a fulfillment but that we learn from Scripture how to interpret Scripture. J. Dwight Pentecost was wrong (Things to Come, 17). The rabbis did not have the right hermeneutic but the wrong conclusions. Their system meant that Jesus could not be the Savior because he did not meet their expectations. The question we might ask, in light of the clear, repeated, and abundant testimony of Scripture is whether the hermeneutic of our Dispensationalist friends is more like that the Pharisees than it is like that of Jesus and the Apostles?

Further Reading
My understanding of the history of the quadriga is influenced by a number of sources beginning with the work of Beryl Smalley (e.g., The Study of the Bible in the Middle Ages, 1940). The Song of the Exegete is taken from Richard Muller, Dictionary of Latin and Greek Theological Terms (Grand Rapids: Baker, 1985), s.v., “Quadriga.”

El Israel De Dios

por R. Scott Clark, 2001.

Introducción
Hay mucho más concerniente a los “tiempos del fin” o últimas cosas (Escatología) de lo que nosotros decimos que realmente sucede en los últimos días. Nuestra escatología depende estrechamente de nuestra visión de lo que Dios está haciendo en la historia.

En el centro del debate está la cuestión del “Israel de Dios” (Gálatas 6:16). Por supuesto, esta no es una cuestión nueva. Durante el ministerio terrenal del Señor y después de su resurrección y antes de su ascensión, los discípulos le preguntaron repetidas veces, “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6).

En efecto, había una extendida creencia rabínica y popular de que el Mesías debía de ser un personaje político-militar poderoso de fuerza y destreza Davídica — “David hirió a sus diez miles” (1 Samuel 18:7). Juan 6:14-15 dice,

Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: “Éste verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.” Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo.”

No se trataba, como algunos lo entienden, de que no fuera el tiempo, sino más bien de que un reino terrenal era contrario a sus propósitos. De nuevo, al final de su vida, durante su entrada triunfal, no vino a establecer un reino terrenal sino a cumplir las profecías, “No temas, Oh Hija de Sión; mira, he aquí tu rey viene, sentado sobre un pollino hijo de asna” (Juan 12:15; Isaías 40:9; Zacarías 9:9).

Jesús les había enseñado a los discípulos y a otros que él no había venido a establecer un reino terrenal como ellos esperaban, sino que había venido a traer salvación del pecado. Al final, cuando “los hombres de Israel” no pudieron tolerar más su rechazo a someterse a la escatología de ellos, su plan para la historia, le crucificaron. Las Escrituras dicen,

De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciéndole con los escribas y los fariseos y los ancianos, decían: “A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él.” (Mateo 27:41-42).

Es también triste el hecho de que muchos cristianos estén de acuerdo con los principales sacerdotes y los maestros de la ley. El Dispensacionalismo ha sostenido por mucho tiempo que los fariseos tenían el método correcto de interpretar la Biblia, sólo que llegaron a conclusiones equivocadas.

El Dispensacionalismo-Premilenialismo cree que Dios le hizo la promesa a Abraham (Génesis capítulos 15 y 17) de que le daría un pueblo terrenal y nacional de manera que, según el Dispensacionalismo, siempre ha sido la intención de Dios tener tal pueblo, y si los Judíos rechazaron la primera oferta (¡o Jesús rechazó sus términos!) habrá de haber un reino, Judío, Palestino, en el milenio.

De acuerdo con el Dispensacionalismo, Dios estaba tan comprometido con la creación de ese pueblo terrenal y nacional que esta fue la principal razón de la encarnación, nacimiento y ministerio de Cristo. Si ellos hubieran aceptado su oferta de un reino terrenal, Jesús no hubiera muerto. En este esquema, la muerte salvadora de Jesús en la cruz es un feliz sub-producto del plan de Dios para un Israel nacional.

Es también un artículo de fe entre muchos Premilenialistas el que la creación de un estado Israelí moderno, en Palestina en 1948, sea una confirmación providencial de su reclamo de que los Judíos son el pueblo terrenal y nacional de Dios, y más aún, que Dios continua obrando en la historia en dos trayectorias diferentes, con un pueblo Judío terrenal y con un pueblo Cristiano espiritual.

Esta manera de proceder, de todas formas, está cargada de dificultades. En primer lugar, esta forma de leer los sucesos contemporáneos es muy incierta. ¿Quién de entre nosotros sabe de forma certera el sentido exacto de la providencia? Si un ser querido tiene cáncer, ¿deberíamos especular sobre qué pecado lo causó? Nuestro Señor nos advirtió contra el intentar interpretar la providencia (Juan 9). Si no podemos ni tan sólo intuir el significado de providencias relativamente pequeñas, ¿cómo vamos a interpretar el sentido de providencias mayores? ¿Quién dice que deberíamos centrarnos en un estado israelí? ¿No debiéramos más bien centrarnos en la difícil situación que viven los cristianos palestinos, quienes han sufrido mucho en manos de Judíos y Musulmanes, y en especial desde la formación del Israel moderno?

Aunque resulte emocionante pensar que Dios pueda estar haciendo algo espectacular en nuestros días, da temor pensar que nuestra codicia de emociones no es mejor que el clamor de aquellos israelitas que dijeron, “danos a Barrabás”. Bien pudiera ser que la locura de los últimos tiempos que estamos presenciando, primero a finales de los 70, y de nuevo durante la guerra del Golfo y de nuevo en estos últimos años, sea realmente una búsqueda de certeza. Así como las últimas generaciones apartaron sus ojos de la predicación del evangelio y la administración de los sacramentos, en favor de los avivamientos, nuestra generación parece inclinarse por encontrar confirmación para su fe en el ser testigos presenciales del final de la historia. El hecho es que los cristianos a menudo han pensado la misma cosa, y han estado equivocados.

Recuerda que después del Monte de la Transfiguración (Mateo 17:1) donde Moisés y Elías aparecieron ante su Señor, los discípulos salpicaron a Jesús con preguntas sobre un reino Mesiánico terrenal, sobre si Elías aún había de venir. Jesús les respondió diciendo,

“A la verdad, Elías viene primero, y restaurará todas las cosas. Mas os digo que Elías ya vino, y no le conocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos. Entonces los discípulos comprendieron que les había hablado de Juan el Bautista.” (Mateo 17:11-13).

Jesús siempre tiene la intención de predicar la llegada del Reino (“…el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio. Marcos 1:15), morir por los pecadores, y gobernar su reino desde donde ahora está, a la derecha del Padre (Hechos 2:36).

Más tarde, en Mateo 19:27-30, después de haber oído las enseñanzas de Jesús sobre la verdadera naturaleza del Reino, Pedro preguntó de nuevo la pregunta del Reino, “He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?”, a lo cual Jesús respondió,

“De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros.”

Nuestros hermanos Premilenialistas interpretan esto como promesa de un reino Judío terrenal, pero Jesús entendió el Reino de una forma bastante diferente. Las parábolas que vienen a continuación precisamente enseñan que Dios no está estableciendo un reino Judío terrenal, sino más bien que “el último será primero, y el primero será último” y que

“el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; mas al tercer día resucitará.” (Mateo 20:18).

Jesús fue incluso aún más claro con la madre de Santiago y Juan, que andaba buscando trabajo para sus hijos: “Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda.” (Mateo 20:21). Él la reprendió diciéndole que no sólo no iba a establecer un reino terrenal, sino que además iba a sufrir y morir y que ellos iban a sufrir y morir por causa de él, porque “el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” (Mateo 20:28).

Por lo tanto, no podemos estar de acuerdo con el argumento del Dispensacionalista Clarence Larkin, cuando interpreta las palabras de Jesús,

“No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:7-8).

no como una reprensión hacia los discípulos por haber estado buscando un reino terrenal, sino tan sólo como una advertencia a seguir esperando el reino en la tierra.

Mas bien, Jesús no vino para formar en la tierra un reino Judío ahora o más tarde, sino que su intención fue tan sólo redimir a todo su pueblo por medio de su muerte en la cruz, y gobernar a las naciones con vara de hierro en su ascensión hasta su regreso en juicio.

Mi argumento es que el propósito principal de Dios en la historia ha sido siempre el de glorificarse a sí mismo por medio de la redención de un pueblo formado por gentes de todos los tiempos, lugares y de todas las razas, cuya gracia Él ha administrado desde la caída, en la historia en una iglesia visible e institucional, representados por Adán, Noé, Abraham, Moisés, David y ahora Cristo.

Por lo tanto la premisa de que la intención de Dios ha sido la de establecer una nación Judía permanente o milenial es justo al contrario. Nuestros hermanos Dispensacionalistas confunden lo que es temporal con lo que es permanente, y lo permanente con lo temporal.

La Palabra de Dios nos enseña que Jesús es el verdadero Israel de Dios, que su encarnación, obediencia, muerte y resurrección no fue un sub-producto del rechazo de Israel a la oferta de un reino terrenal, sino el cumplimiento del que fue el plan de Dios desde toda la eternidad. Esto es lo que Jesús les dijo a los discípulos en el camino a Emaús. Uno de ellos dijo, “nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel.” En respuesta nuestro Señor les dijo,

“¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.” (Lucas 24:25-27).

El apóstol Pablo resumió esta misma enseñanza cuando les dijo a los corintios que no importa cuántas promesas Dios os haya hecho, “todas son Sí en Cristo” (2 Corintios 1:20).

Definición de Pacto
No podemos comprender lo que Dios está haciendo en la historia si no entendemos uno de los conceptos más importantes de las Escrituras: pacto. Esta es una palabra muy frecuente en la Biblia (294 veces). El pacto describe la forma en que Dios se relaciona con sus criaturas. Es un juramento que compromete a ambas partes y en el cual hay condiciones, bendiciones por la obediencia y maldiciones por la desobediencia así como señales y sellos del juramento.

Ley y Evangelio: Pacto de Obras y Gracia
Dios hizo el primer pacto en la historia humana, un pacto de obras, con el primer hombre en el paraíso. La bendición prometida a cambio de mantener el pacto fue que Adán y toda la humanidad entrarían en la gloria (“come… y vive para siempre,” Gen 3:22); la maldición por romper el pacto era la muerte (“de cierto morirás,” Gen 2:17). La condición del pacto es que Adán se abstuviera de comer del árbol del conocimiento del bien y del mal (Gen 2:17). Las señales del pacto fueron el árbol del conocimiento del bien y del mal y el árbol de la vida (Gen 2:9).

Como ya sabes Adán falló en la prueba, y como Pablo dice “el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Romanos 5:12). Todos nosotros hemos nacido bajo este pacto de obras.

El segundo pacto de la historia fue también hecho por nuestro Dios con nuestro padre Adán. Este pacto, sin embargo, no fue un pacto de Ley; más bien fue un pacto de Evangelio. Este es un juramento que compromete a ambas partes y en el cual hay condiciones, bendiciones por la obediencia y maldiciones por la desobediencia así como señales y sellos del juramento.

En el pacto de gracia, Dios prometió bajo juramento la venida de un Salvador (“la simiente de la mujer”) quien heriría en la cabeza a la simiente de la serpiente cuando la serpiente hiriera su talón (Gen 3:14-16).

La bendición de este pacto es la vida eterna (el árbol de la vida) y la maldición por romper el pacto continúa siendo la muerte. El Evangelio de este pacto es que hay un Salvador que guardará los términos del pacto de obras y que los pecadores se beneficiarán de ello.

Hay tres cosas que han de ser dichas sobre las condiciones relativas al pacto de gracia:

1. En cuanto a la causa de nuestra justificación, el pacto de la gracia es incondicional. Dios no acepta pecadores por otra razón que no sea la justicia de Cristo imputada sobre ellos por gracia.

2. En cuanto al instrumento de nuestra justificación, la fe salvadora, regalo de Dios (Efesios 2:8-10), es la única condición del pacto. La fe es pasiva (la recibimos de Dios) y orientada hacia Cristo. Esto es lo que los Reformadores Protestantes querían decir con sola fide.

3. En cuanto a la administración del pacto de la gracia, podemos decir que las condiciones del pacto son aquellos medios por los cuales Dios habitualmente hace pasar a los pecadores de muerte a vida, o sea, la predicación del Santo Evangelio, y aquellos medios de gracia por los cuales Él confirma sus promesas y fortalece nuestra fe: los santos sacramentos. La obediencia cristiana no es ni base ni instrumento de nuestra justificación ante Dios, sino el fruto y la demostración de la obra de Cristo por y en nosotros.

En la historia de la salvación, este mismo pacto del Evangelio que Dios hizo con Adán fue renovado con Abraham, pero la promesa se volvió a establecer, “Yo seré vuestro Dios, y el de vuestros hijos.” La señal del pacto en Génesis 15 fue el cortar los animales y como condición permaneció la fe. Por esta razón las Escrituras dicen, “Y Abraham creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.” (Gen 15:6).

En Génesis 17:10-14 la circuncisión viene a ser la señal de iniciación al pacto de la gracia. El pacto y la señal están tan íntimamente relacionados que el Señor llama a la señal de la circuncisión “mi pacto”.

El pacto de obras no desapareció sin más de la historia de la salvación. Más bien vemos que el pacto de obras se repite a lo largo de las Escrituras, cada vez que la Ley es leída y Dios reclama a los pecadores una justicia perfecta, p.e. “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” (Gal 3:10). Cuando Jesús dijo al joven rico, “haz esto, y vivirás” (Lucas 10:28) él estaba repitiendo el pacto de obras.

De igual manera el pacto de la gracia es repetido a lo largo de la historia de la redención, siempre que Dios dice, “Yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis my pueblo” Él está repitiendo la promesa hecha a Adán. Dios repitió esta promesa del evangelio a Noé, Abraham, Isaac, Jacob, David, Moisés, finalmente la cumplió en Cristo y luego nos la repite a nosotros a través de los Apóstoles, como vemos en Hechos 2:39.

Estos dos pactos unifican toda la Escritura. Todos los seres humanos están muertos en sus delitos y pecados y todos aquellos que son salvos están en el pacto de la gracia.

El Antiguo Pacto (Mosaico)
Muchos creyentes en la Biblia asumen que cada suceso que tuvo lugar en la historia de la salvación antes de la encarnación y muerte de Cristo pertenece al Antiguo Testamento, y muchos de ellos asumen que desde la encarnación, las Escrituras del Antiguo Pacto ya no se aplican ni hablan a los Cristianos. De hecho, algunos Dispensacionalistas incluso consideran que algunos libros del Nuevo Testamento no se aplican a los Cristianos de hoy, porque fueron escritos para aquellos que son Judíos de etnia. Hace apenas unos años, oí decir a un pastor Dispensacionalista en Navidades que “el problema de los Evangelios es que el Evangelio no se encuentra en los Evangelios.”

Las Escrituras mismas, de todos modos, refutan tales ideas. El apóstol Pablo en 2 Corintios 3:12-18 define el “Antiguo Pacto” como Moisés lo hizo, en un sentido general en los libros de Moisés y particularmente en las leyes Mosaicas (vv. 14-15). En Hebreos 7:22, Jesús es la garantía de un pacto mejor que el que fue dado a los Israelitas. Más adelante, en 8:6-13 al contrastar el Nuevo Pacto con el Antiguo, restringe el Pacto Antiguo a la época Mosaica de la historia de la salvación. Hace de nuevo la misma distinción en 9:15-20. Luego, estrictamente hablando, el Viejo Pacto describe el pacto que Dios hizo con Israel en Sinaí. Por lo tanto, no todo lo que ocurrió en la historia de la salvación, antes de la encarnación, pertenece al Pacto Antiguo. Esto es importante, porque el Viejo Pacto es descrito en el Nuevo Testamento como “inferior” (Hebreos 8:7), “obsoleto”, “viejo” (8:13) y que su gloria está “desapareciendo”.

En este sentido, otro factor importante a tener en cuenta sobre el Pacto Antiguo es que fue temporal y típico de forma intencionada. Colosenses 2:17 describe las leyes ceremoniales mosaicas (Viejo Pacto) como “sombras” de las cosas que habían de venir. Hebreos 8:5 describe el Templo terreno como “tipo y sombra” del templo celestial. La ley Mosaica en sí misma, fue tan sólo una “sombra” del cumplimiento que vino con Cristo.

El Nuevo Pacto
Con la muerte de Cristo, su resurrección y ascensión la promesa que Dios hizo a Adán y repitió a Abraham permanece, pero las circunstancias han cambiado. Nosotros, quienes vivimos a este lado de la cruz, vemos las cosas de diferente manera porque vivimos en los días del cumplimiento. En términos bíblicos, vivimos en los “últimos días” (2 Pedro 3:3; Santiago 5:3; Hebreos 1:2; Hechos 2:17).

Todo el propósito del Antiguo Pacto fue el de dirigir la atención hacia arriba, hacia realidades celestiales (Ex 25:9; Hechos 7:44; Heb 8:5) y hacia adelante en la historia hacia el sacrificio de Jesús en la cruz. Las viejas señales, la Pascua y la circuncisión, así como los demás sacrificios sangrientos y ceremonias han sido substituidos. Aunque aún vivimos en una relación de pacto con Dios, y las imágenes sangrientas de Cristo han sido reemplazadas por señales no sangrientas (recuerdos) y sellos.

Así como Dios hizo un pacto con Abraham, Él prometió que más tarde vendría un Nuevo Pacto (Jer 31:31). Dios hizo este Nuevo Pacto en la sangre del Señor Jesucristo (Lucas 22:20). El Señor Jesús de forma específica y consciente estableció “el Nuevo Pacto”. El apóstol Pablo dijo de sí que él era “un siervo del Nuevo Pacto” (2 Cor 3:6). ¿Cómo puede ser si no hay sino un solo Pacto de la Gracia? El Nuevo Pacto es nuevo si lo comparamos con Moisés, pero no si lo comparamos con Abraham.

Este es el tema de Gálatas 3:1-29; 4:21-31, y 2 Corintios 3:7-18 donde Pablo dice que la gloria del Viejo Pacto estaba desapareciendo, pero que la gloria del Nuevo Pacto es permanente. El mensaje de los capítulos 3 al 10 de Hebreos es que el Viejo Pacto (bajo Moisés) fue preparatorio del Nuevo Pacto. El tema fundamental de Hebreos 11 es que Abraham tuvo una fe del Nuevo Pacto, esto es, anticipó una ciudad celestial y la redención que tenemos en Cristo (Hebreos 11:10).

Israel Definido
A Jacob Yo He Amado

Hubo pues un Israel antes del Pacto Antiguo. Israel fue el nombre dado a Jacob. Esta es la primera vez que la palabra “Israel” aparece en las Escrituras, como conclusión a la historia de la lucha de Jacob (Gen 32:21-30).

Después de haber pasado la noche luchando con un hombre anónimo, y “cuando el hombre vio que no podía con él” (v.25), Jacob le pidió una bendición. A cambio, el luchador le puso a Jacob el nuevo nombre de Israel, el cual él definió como “luchas con Dios y con los hombres.”

Así pues, en la historia de la salvación, todos aquellos que provienen del patriarca Jacob son, en un amplio sentido, “Israel”. Tan sólo dos capítulos después el término “Israel” es usado para describir el lugar y nombre de los hijos de Abraham, Isaac y Jacob (34:7). En Padam Aram, Dios de nuevo le bendice y le llama a Jacob “Israel” (35:9-10) y repite la promesa hecha a Abraham de ser Dios para Abraham y para sus hijos.

Todo esto parece apoyar la idea de que Israel significa “aquellos que físicamente descienden de Jacob.” A excepción de que Jacob no es el principio de la historia. Antes de que hubiera un Israel ya hubo un Abraham y su milagroso hijo, Isaac (Rom 9), y antes de Abraham, dice Jesús, “YO SOY” (Juan 8:58). Fue a Abraham a quien Dios prometió “Yo seré tu Dios, y tú serás mi pueblo.” En efecto, Jesús les enseñó a los Judíos en Juan 8 que fue él quien hizo la promesa a Abraham (Juan 8:56). Recuerda también que el primer cumplimiento de esa promesa no vino por “voluntad de varón”, sino por el poder soberano de Dios al permitirle a Sara concebir en su anciana edad. Todos estos son factores importantes a recordar cuando nos acerquemos a la respuesta de Pablo a la pregunta ¿Quién es el Israel de Dios?

Israel, Mi Hijo

En el Éxodo de Egipto Dios constituyó a los hijos de Jacob colectivamente como su “hijo”.

“Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito. Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo, para que me sirva, mas no has querido dejarlo ir; he aquí yo voy a matar a tu hijo, tu primogénito.” (Ex 4:23).

Esta no es una declaración casual, sino una descripción deliberada del pueblo nacional. Los hijos de Jacob no son el Hijo de Dios por naturaleza, sino por adopción. Moisés niega que hubiera ninguna cualidad inherente en Israel que hiciera a los hijos de Jacob merecedores de ser llamados el pueblo de Dios.

“No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; si no por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.” (Dt 7:7-8)

De acuerdo con este pasaje hay dos razones por las cuales Dios escogió a Israel, Su amor inmerecido y la promesa hecha a Abraham.

Israel Extraviado
Israel, sin embargo, no era hijo natural de Dios. Esto se vio claramente en el desierto, en Canaán y finalmente en la expulsión cuando Dios cambió el nombre de su “hijo” Israel por “Lo-ammi, no mi pueblo” (Oseas 1:9-10).

Dios desheredó a su “hijo” adoptado, temporal y nacional, Israel, como pueblo nacional precisamente, porque jamás fue la intención de Dios tener un pueblo terrenal permanente. Tras el cautiverio, ellos ya habían cumplido ampliamente su papel en la historia de la salvación. Como señal de este hecho, el Espíritu-Gloria partió del templo. Esto sucedió porque su principal función fue la de servir como modelo y sombra del hijo natural de Dios, Jesús el Mesías (Hebreos 10:1-4).

Jesús, el Israel de Dios
La tesis de este ensayo es que Jesús es el verdadero Israel de Dios y que todo aquel que esté unido a él, sólo por gracia, sólo por medio de la fe, viene a ser por virtud de esa unión el verdadero Israel de Dios. Esto significa que es erróneo buscar, esperar, anhelar o desear una reconstitución de un Israel nacional en el futuro. La Iglesia del Nuevo Pacto no es algo que Dios instituyó hasta que Él pudiera volver a crear un pueblo nacional en Palestina, sino que más bien Dios sólo tuvo un pueblo nacional temporalmente (desde Moisés hasta Cristo) como preludio y avance de la creación del Nuevo Pacto en el cual las distinciones étnicas que hubo bajo Moisés fueron completadas y abolidas (Efesios 2:11-22; Colosenses 2:8-3:11).

Mateo 2:15
En el texto Hebreo la expresión “fuera de Egipto” ocurre más de 140 veces. Esta es una evidencia más de la existencia de un Israel nacional. Cuando Dios dio la Ley dijo, “Yo soy Yahvéh tu Dios quien te sacó de la tierra de Egipto.” Eran un pueblo redimido que pertenecía a su Salvador.

Esto es aún más significativo cuando Mateo 2:15 cita Oseas 11:1. La Escritura dice,

Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto, y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: “De Egipto llamé a mi Hijo.”

Herodes estaba a punto de descargar su rabia sangrienta contra los primogénitos de los Judíos. La interpretación inspirada que Mateo hace de las Escrituras Hebreas debe regular nuestra interpretación de las Escrituras, y según la interpretación de Mateo nuestro Señor Jesús es el verdadero Israel de Dios, no el pueblo temporal y nacional de Israel. En efecto, no es nada exagerado decir que la única razón por la cual Dios orquestó el primer Éxodo fue para poder orquestar el segundo Éxodo y que así pudiéramos conocer que Jesús es el verdadero Hijo de Dios y que todos los cristianos son el Israel de Dios sin considerar su etnia.

Dado que Jesús es el verdadero Israel de Dios, por eso en su infancia y de hecho en toda su vida, recapituló la historia del Israel nacional. Todo aquello que el Israel nacional rebelde no haría, Jesús lo hizo: Él amó a Dios con todo su corazón, su alma, su mente y sus fuerzas y a su prójimo como a sí mismo (Mateo 22:37-40).

Gálatas 3:16
De forma similar, el apóstol Pablo argumenta muy claramente que las promesas hechas a Abraham tienen su cumplimiento en Cristo. Gálatas 3:16 dice,

“Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.”

Pablo explica lo que quiere decir. Las promesas hechas a Abraham fueron promesas del evangelio del Nuevo Testamento. Fueron dadas antes de Moisés y fueron cumplidas en Cristo. Jesús es el verdadero hijo de Abraham, él es “la simiente” prometida a Abraham.

El propósito de la Ley dada a Moisés fue el enseñar al Israel nacional y a nosotros la seriedad de nuestro pecado y nuestra miseria (Gálatas 3:22). La Ley administrada a través de Moisés no cambió fundamentalmente la promesa del evangelio dada a Abraham (3:17-20). El Nuevo Pacto no es si no el cumplimiento y la renovación del Pacto con Abraham, y el Pacto con Abraham no fue más que el cumplimiento y la renovación del pacto de Gracia hecho con Adán después de la caída.

Jesús, el Salvador de Israel

Hechos 13:23
Parte de la confusión que conlleva el tema del plan de Dios en la historia, y por lo tanto parte de la razón por la cual los cristianos están tan confundidos sobre el plan de Dios para el futuro de su pueblo, viene porque muchos no comprenden qué vino a hacer Jesús por el Israel nacional. Jesús no vino a establecer un reino Judío terrenal y nacional, sino que vino a ser su Salvador y el Salvador de todo el Pueblo de Dios, fueran judíos o gentiles.

Nuestro Señor, antes de su encarnación, se identificó a sí mismo con Israel a través del profeta Isaías (43:3) como “el Santo de Israel”, su “Salvador.” Este es el mismo asunto que el apóstol Pedro trató en su gran sermón de Pentecostés, que David no es el Rey, ya que está muerto. Jesús, puesto que vive, es el Rey y fue sobre Jesús que David profetizó (Hechos 2:19-34).

Más tarde, en otro sermón, Pedro dijo que Dios había ahora “exaltado” a Jesús “a su propia mano derecha como Príncipe y Salvador, para que pudiera darle a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.”

Los Hijos de Abraham

Con todo este trasfondo, ahora estamos en situación de responder a las preguntas, “¿Quiénes son los hijos de Abraham?” y “¿Quién es el Israel de Dios?” Jesús dijo,

“Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo. Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.” (Juan 8:28-29).

Él continuó diciendo que “Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (vv.31-32) a lo que ellos responden señalando que ellos son descendencia física de Abraham (v.33).

A esto Jesús responde, “Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais” (v.39). Esta es pues la definición que el Señor hace de un hijo de Abraham, un Judío, o Israel: Quien hace las cosas que Abraham hizo. ¿Y qué hizo Abraham? Según Jesús, “Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó” (v.56). Según Jesús el Mesías, un Judío, un verdadero Israelita es aquel que tiene fe salvadora en el Señor Jesús ya sea antes o después de su encarnación. Esta es solo otra forma de decir que Jesús es “el camino, la verdad y la vida” y que “nadie viene al Padre” sino por él (Juan 14:6). Este versículo también se aplica a Abraham, Isaac y Jacob así como a cualquiera.

Luego, no debiera sorprendernos encontrar básicamente la misma enseñanza en la teología del Apóstol Pablo. En Romanos 4, Pablo dice que uno es justificado de la misma manera que Abraham fue justificado, solo por gracia, y solo a través de la fe en Jesús (Romanos 4:3-8).

¿Y qué de los Gentiles? Pablo pregunta, “¿Cuándo fue Abraham justificado? ¿Bajo qué circunstancias? ¿Antes o después de ser circuncidado? ¡No fue después, sino antes!” (Romanos 4:11).

“…para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.” (Romanos 4:11-12).

Por lo tanto estas dos preguntas están íntimamente relacionadas. La Justicia ante Dios “viene por fe” (Romanos 4:16), no por guardar la Ley, ni por ser física o étnicamente Judío,

“para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros” (Romanos 4:16)

Esto es así porque, como dijo en Romanos capítulo 2,

“es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios” (Romanos 2:29).

Cristo no vino para reinstalar y fijar la Teocracia Mosaica o a establecer un reino terrenal Judío milenial, sino a salvar pecadores Judíos y Gentiles y a hacerles, solo por gracia, solo a través de la fe, y solo en Cristo, hijos de Abraham.

La Pared Intermedia Derribada (Efesios 2:11-22)

El movimiento de la historia de la redención se da en este orden. El pueblo de Dios fue un pueblo internacional desde Adán hasta Moisés. Bajo Moisés el pueblo de Dios fue temporalmente una nación. Dios instituyó unas leyes especiales, civiles y ceremoniales, para separar a su pueblo nacional de los paganos gentiles. En Efesios 2:14 el Apóstol Pablo describe estas leyes civiles y ceremoniales como la “pared intermedia” entre Judíos y Gentiles. Por causa de esa pared intermedia los Gentiles, considerados como pueblo, estaban “sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo” (2:12).

Ahora, sin embargo, por causa de la muerte de Cristo, Pablo les asegura a los cristianos gentiles que “vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo” (V.13). ¿Cómo? A través de su muerte, Cristo ha destruido la pared intermedia, ha rasgado el velo del templo, ha destruido y restaurado el templo en tres días mediante su resurrección (Juan 2:19),

“aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades” (Efesios 2:15-16).

Ahora, por virtud de nuestra unión con Cristo, tanto los cristianos Judíos como los Gentiles son “conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios” (Efesios 2:19); “Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne” (Filipenses 3:3). ¿Por qué? Porque “…nuestra ciudadanía está en los cielos” (Filipenses 3:20). ¿Cómo es pues que el Premilenialismo, teniendo dos pueblos de Dios paralelos, no reconstruye esa pared intermedia de separación que Jesús destruyó con su muerte?

No Todo Israel es Israel (Romanos 9)
Uno de los lugares más claros en las Escrituras en cuanto a este tema es Romanos 9. El contexto de este pasaje es la misma pregunta que estamos tratando ahora, ¿qué sucede con Israel? ¿Quién es el Israel de Dios? ¿Ha abandonado Dios su promesa con Abraham? La respuesta de Pablo es que un Judío es quien lo es interiormente, quien ama al Salvador de Abraham. Puesto que Cristo fue circuncidado (Colosenses 2:11-12) por nosotros en la cruz, la circuncisión es moral y espiritualmente indiferente.

“No que la palabra de Dios haya fallado” (Romanos 9:6). La razón por la cual solo algunos Judíos hayan creído en Jesús como el Mesías es por que “no todo Israel es Israel. No por el hecho de ser descendientes de Abraham son todos sus hijos.” Más bien los hijos de Abraham son contados “a través de Isaac” (9:7). Esto quiere decir que “no son los hijos naturales los que son de Dios, sino los hijos de la promesa” (v.8). ¿Cómo nació Isaac? Por el soberano poder de Dios. ¿Cómo nacen los Cristianos? Por el soberano poder de Dios. Cada cristiano es un “Isaac” en cierto sentido. ¿Por qué es así? Por que

“-pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama-, se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.” (Malaquías 1:2; Romanos 9:11-13).

¿Cómo puede ser esto? Esto es porque Dios “Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca” (Rom 9:15).

“Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece”. (Rom 9:16-18).

¿Es Dios injusto? De acuerdo con el apóstol Pablo, como criaturas, no tenemos “derechos” delante de Dios. Dios es el alfarero, nosotros el barro, pero los Cristianos son barro redimido, objetos de misericordia, preparados de antemano para la gloria. Debemos evaluar nuestra condición teniendo como telón de fondo la paciencia de Dios con esos objetos de ira preparados para destrucción (Romanos 9:22-23). Estas vasijas preparadas para la gloria son tomadas tanto de entre los Judíos como de entre los Gentiles (Romanos 9:24). Esto es lo que él prometió en Oseas. Él ha hecho de aquellos que fueran una vez “Lo-ammi”, “no mi pueblo”, o sea los Gentiles, que ahora fuesen “hijos del Dios vivo” (Oseas 2:23; 1:10; Romanos 9:25-26).

La razón por la cual los Gentiles, que estaban sin la Ley, hayan “obtenido justicia”, y que Israel que sí la adquirió por Ley no la tenga, es porque la justificación no es por las obras, sino por gracia (Romanos 9:32). Ellos se tropezaron con Jesús, la piedra de tropiezo. Él no encajó con sus planes nacionalistas, y digo yo, que tampoco encaja él con los planes nacionalistas/Sionistas del Premilenialismo.

No es que Pablo no quiera que los Judíos no sean salvos, sino que les dice esto porque quiere que los Judíos también se salven. La única manera de que un descendiente físico de Abraham, Isaac y Jacob sea un verdadero Israelita es unirse al verdadero Israel de Dios, a Jesús, por medio de la fe. “Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:12-13). “No todos los Israelitas han aceptado el Evangelio.”

¿Ha rechazado Dios a su pueblo? No, los escogidos son su pueblo, y todos los escogidos serán salvos. Hay también Judíos creyentes. Pablo se pone a él mismo como ejemplo (Romanos 11:1). Él es parte del remanente escogido que no ha doblado su rodilla ante Baal. “Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia” (Romanos 11:5-6). Lo que Israel buscó ansiadamente no lo obtuvo, pero los escogidos sí. Los demás fueron endurecidos.

La elección de Dios de unos y la reprobación de otros son dos hechos de la historia de la redención que Pablo saca a la luz con la pregunta “¿Quién es el Israel de Dios?”. Y de nuevo enseña: La salvación es solo por gracia, solo por medio de la fe, y solo en Cristo; y “Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos…” (Rom 11:7).

¿Ha acabado Dios de salvar Judíos? De ninguna manera. La salvación ha venido a los Gentiles para “provocar a Israel a celos” (Rom 11:11). Los Gentiles, por el favor inmerecido de Dios, han sido injertados al Israel de Dios. Y “ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo” (Romanos 11:25-26).

Los Cristianos son el Israel de Dios en Cristo: Gálatas 6:16
Dado este trasfondo, no debiera sorprendernos nada el hecho de que los apóstoles llamaran a ambos, Judíos y Gentiles, “el Israel de Dios.” Este es el lenguaje de Pablo refiriéndose a la congregación mezclada de Galacia.

1 Pedro 2:9-10
El apóstol Pedro usa el mismo tipo de lenguaje para describir las congregaciones de mayoría gentil en Asia Menor, a quienes escribe diciendo, “vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.”

Hebreos 8:8-10
Según el escritor a los Hebreos, aquellos que invocaren el nombre de Cristo son “la Casa de Israel.” Cualquiera que haya creído en Cristo es un heredero de las promesas del Nuevo Pacto.

Conclusión
¿Ama a los Judíos el Dios de Abraham, Isaac y Jacob? Sí. ¿Tiene un plan para los Judíos? Sí, el mismo plan que prometió a Adán, la simiente de la mujer, el mismo plan que prometió a Abraham, “la Simiente.” Esa simiente es una: Cristo. Él es el Santo de Israel, él es el Israel de Dios. Él hizo lo que Adán no. Él hizo lo que un Israel terco no quisiera ni pudiera haber hecho. Él sirvió al Señor con todo su corazón, alma, mente y fuerzas.

Muchos de los Judíos, de todas formas, no estaban buscando un Salvador. Buscaban un rey. Jesús es Rey, pero ganó su trono mediante su obediencia y muerte, y eso no es lo que ellos querían. Ellos querían gloria, poder y un reino teocrático, político, y físico en esta tierra. Jesús ha establecido su reino, a través de la predicación del Evangelio y la administración de los sacramentos. Este reino puede que no sea tan emocionante como gobernar desde Jerusalén durante una era dorada en la tierra, pueda que no venda tantos libros ni llene tantas butacas en los cines, pero el mundo nunca ha encontrado al Jesús de las Escrituras muy interesante. Por eso él es piedra de tropiezo para los Judíos Sionistas y locura para los Griegos. Para los Cristianos, sin embargo, él es el Cristo, “poder de Dios, y sabiduría de Dios” (1 Corintios 1:24).

Escatología últimas cosas final de los tiempos Israel Jerusalén dejados atrás rapto últimos días últimas cosas historia de la salvación pacto Judíos Gentiles Mesías anticristo escatología últimas cosas final de los tiempos pacto historia de la salvación historia de la salvación

Traducción al español: David Barceló, abril 2002.